Como, cuando y donde plantar la flor de loto

A continuación le explicaremos como cultivar y cuidar la flor de loto. Hay muchas variedades de esta flor, aquí te explicamos la forma general de hacerlo.

Cultivo de la flor de loto

Por la belleza de esta flor, no es de extrañar que muchas personas la quieran adquirir para decorar su jardín. Para plantar esta flor, no es necesario que tengamos a nuestra disposición un estanque, ya que se puede plantar en una maceta grade llena de agua para ponerla en tu estanque o terraza. ¿Estás pensando en plantar una planta de loto para que las flores de loto adornen tu hogar? No lo pienses más. Planta la flor de loto siguiendo estos sencillos pasos. ¡No te arrepentirás!

Para empezar debemos tener en cuenta  que es una flor acuática y que es muy importante el clima, ya que es una flor de primavera y verano y que resiste de forma moderada las bajas temperaturas. Otro factor importante son las plagas. Debes tener cuidado, ya que suele ser atacada por los caracoles.

El loto, se puede plantar a partir de semillas en primavera o con la división del rizoma en otoño. A continuación te explicamos detalladamente como plantar la flor de loto en cada caso.

Plantar la flor de loto a partir de semillas

Comprar la semilla en una tienda, es la manera más fácil de obtener las semillas que darán lugar a unas maravillosas flores de loto. Para cultivarla simplemente tienes que seguir los siguientes pasos:

Día 1: Una vez consigas tus semillas, las tienes que escarificar, esto es, limarlas con un papel de lija o una lima de metal hasta que el color de la semilla cambie a color crema. Una vez se descubra ese color, no sigas limando o podrías dañar el interior de la semilla y como consecuencia tu planta no crecer.

Llena un vaso con agua tibia sin cloro y  sumerge en el las semillas. Esta agua se tendrá que ir cambiando diariamente hasta que tus semillas hayan germinado. Este es un paso muy importante. No lo dejes pasar.

Días 2 y 3: Pasado un día, tus semillas estarán en el fondo del vaso y deberían haber aumentado casi el doble del tamaño original. Su color se irá volviendo de un color más negro.

Las semillas que flotan, normalmente no son fértiles. Retíralas para que no enturbien el agua.

Días 4 y 5: Durante esa misma semana les empezara a salir la raíz. Poco después empezaran a brotar. Verás que una vez hayan germinado crecerán muy rápido, ¡Que ilusión!

Una vez hayan germinado las semillas, acuérdate de seguir cambiando el agua hasta que el brote de la planta de loto haga aproximadamente unos 15 cm.

Día 11: Cuando tu flor tenga una longitud aproximadamente de 15 cm, es el momento de trasladarla a un recipiente más grande. ¡No tengas miedo! Hazlo cuidadosamente, no tiene que haber ningún problema.

Es preferible que el recipiente que escojamos tenga unas características que favorezcan el crecimiento de nuestra planta de loto. Este tiene que tener una capacidad de 18L para que tu planta pueda tenga espacio para seguir creciendo, no tiene que tener agujeros de drenaje, ya que la planta podría crecer hacia sitios que no nos interesa y una muy buena opción es que el recipiente que escojamos sea negro ya que este retiene el calor y nos ayudara a que el agua se mantenga a la temperatura adecuada (20°C).

Rellena el recipiente con unos 15 cm de tierra. La mejor combinación de los componentes de la tierra que usaremos para plantar nuestra semilla de lino son 2 partes de arcilla y una parte de arena de rió. Si usásemos la habitual flotaría debido a la alta cantidad de materiales orgánicos que contiene.

Cogeremos la semilla y la empujaremos suave y cuidadosamente para enterrarla en la superficie de la arena. Solo debe quedar cubierta por una pequeña capa de sustrato. Una vez tengamos la semilla colocada en el sitio correcto, es el momento de sumergir nuestro cubo en aguas poco profundas (no más de 45cm), ya sea en un estanque o en un cubo.

Una vez hayas acabado todos los pasos, en poco tiempo tendrás una planta estupenda.

Plantar la flor de loto a partir de la división del rizoma

Esta es una forma de poder multiplicar tus flores de loto de una manera sencilla y que no te costará dinero. Esta técnica se hace durante la primavera o a principios de verano y se pueden dividir cada 3 o 4 años.

  1. Primero tienes que extraer el rizoma de la planta actual de la maceta, con cuidado de no dañar la planta.
  2. Retira la tierra que tenga adherida.
  3. Seguidamente corta las partes del rizoma (de mínimo 5 cm) donde veas que está que hay 2 o 3 brotes saludables.
  4. Pon pasta cicatrizante en el sitio donde hayas cortado, para evitar que enferme a causa de microorganismos u hongos.
  5. Como en la plantación de semillas, pon el rizoma en la parte superficial de la tierra  (2 partes de arcilla y una parte de arena de rio) de la maceta. Procura que el rizoma quede enterrado para que empiece a echar raíces y deja al exterior el brote de la planta para que se puede desarrollar correctamente. Si lo entierras completamente, este se pudrirá. Con cuidado de no dañar el rizoma, pon sobre él algunas piedras pequeñas para evitar que flote.

Cuidado del loto

Para que tu planta de loto crezca sana, fuerte y empiecen a salir las flores de loto que tanto nos gustan, debes tener en cuenta que esta necesita unos cuidados que no debes pasar por alto. Aquí te detallamos cuales son.

Temporada

El loto, se puede plantar a partir de semillas en primavera o con la división del rizoma en otoño, florece a finales de primavera y sus flores duran hasta finales del verano.

Ubicación

El loto necesita la luz del sol para que además de realizar la fotosíntesis, oxigene el agua del estanque. Por este motivo, se debe colocar en una zona donde le dé el sol preferiblemente durante todo el día. Si esto no es posible, no hay ningún problema, pero como mínimo tiene que ser durante 6 horas al día. La planta de loto necesita de una zona profunda para poder desarrollar sus raíces.

Tenemos que tener en cuenta que las plantas de loto no soportan bien el frío. La temperatura ideal del agua es de 20 °C , una temperatura mucho más baja podría hacer que nuestra planta muriera. Por lo tanto si quieres plantar una flor de loto en una zona de clima muy frío, necesitará mayor profundidad para evitar que sus raíces se congelen. Se recomienda trasplantar la planta en otoño a una parte donde haya más profundidad y para mantener una temperatura adecuada en invierno, se puede utilizar una manta térmica para jardinería o con plástico transparente de invernadero.

Por el contrario, si es una zona muy calurosa, no tenemos que dejar que el agua se caliente demasiado ya que podría hacer crecer nuestra planta prematuramente.

Sustrato

Crecen mejor en suelos ricos de nutrientes y el PH óptimo para el perfecto desarrollo de tu planta es de 6,5. Este puede variar entre 5,6 y 7,8. Tiene que tener un buen drenaje y a la vez permitir que nuestra planta eche raíces sin problemas. Por eso lo ideal es que la flor de loto se  plante en 2 partes de arcilla y una parte de arena de río ya que la tierra comercial puede flotar y si se usa solo tierra de río, se deberá fertilizar más.

Poda

Podar tu planta de loto le aporta varios beneficios. Evita la proliferación de enfermedades, incentiva su floración y hace que la planta se vea mucho más bonita.

Para hacer la poda, simplemente se tienen que cortar las hojas secas y los tallos de las flores marchitas. Esto se hace especialmente en otoño.

Plagas y enfermedades

El loto es una planta acuática perenne que resiste muy bien las enfermedades y plagas. El hongo es un microorganismo que podría afectar al loto cuando es una semilla si no es genéticamente fuerte y no se ha conservado adecuadamente. Para evitar que estropee la semilla, se puede bañar la semilla en insecticida justo antes de plantarla.

Las plagas pueden variar según tu situación geográfica. Para evitarlas, se puede poner pesticida en las hojas de la planta de loto. Ten cuidado, ponerle demasiado pesticida, también podría dañar tu planta.

Problemas

Por lo general es una planta que no presenta muchos problemas, pero aquí te aclaramos algunos de ellos para que les puedas poner solución lo antes posible.

  • Las semillas flotan: Si pasado un día de tener las semillas en remojo, algunas flotan, es muy probable que estas no sean fértiles. Retíralas del recipiente para que no enturbien el agua y sigue con el proceso con las otras.
  • Las semillas no germinan: si ves que tus semillas no se hinchan y no germinan, lo más seguro es que no se hayan desarrollado bien y, por lo tanto, que no sean viables. Retíralas del recipiente para que no entorpezcan el desarrollo de las otras.
  • Las hojas tienen un color más apagado: Si las hojas de tu planta se vuelven amarillas y/o marrones rápidamente, puede ser su desarrollo natural. Si tu planta presenta este problema durante el invierno, significará que la temperatura es demasiado baja. En este caso, debes ponerlo remedio o tu planta podría morir. Puedes usar una manta térmica, un plástico de invernadero o bien trasplantar tu planta a un sitio más profundo.
  • Las hojas están rotas/mordidas: Esto podría ser consecuencia de alguna plaga o bien si en tu estanque hay peces, estos la podrían haber mordido. En el caso de la plaga, podrían ser por ejemplo caracoles o escarabajos, ayúdate insecticida para acabar con ella. En el caso de los peces, infórmate si entra dentro de su alimentación, si es así, trata de proteger tu flor de loto envolviéndola por ejemplo con tela metálica.
  • Rápido desarrollo: las plantas de loto se desarrollan muy rápido, tienes que controlar este crecimiento o se pude convertir en una mala hierba difícil de erradicar.

Deja un comentario